Pepe, con el delantal puesto, se emociona al homenajear a las mujeres de su vida en Sevilla