El cese del viento del sur y la llegada de las lluvias podrán detener los incendios en Cantabria