La gata de Karl Lagerfeld es la heredera de su gran fortuna