Los nuevos jubilados ganan más que los jóvenes recién contratados