Llegó el turno de los perros en el carnaval de Río de Janeiro