Los peritos ya pueden acceder al interior de la catedral de Notre Dame