El autoproclamado califato del Estado Islámico ya no controla ningún territorio