Un instituto quiere dejar a los chicos sin recreo para que entiendan la frustración de las mujeres