Una pareja podría enfrentarse a la pena de muerte por vivir en una casa sobre el mar