Veinte años de cárcel por una 'broma' telefónica que acabó en muerte