La exposición al sol en los primeros 10 años de vida, directamente relacionada con el cáncer de piel