El PSOE de Sánchez vuelve a teñir el mapa de rojo