Podemos reconoce ser el responsable de la publicidad de la Plaza Mayor que podría incumplir la Ley Electoral