Arrimadas, la jerezana que ha roto moldes en Cataluña, se presenta como número uno para Barcelona