Iglesias asegura que los partidos han convertido la Constitución en "un ladrillo" para arrojarlo a sus oponentes