El distrito madrileño de Moratalaz, un buen ejemplo de lo que sucede hoy en el resto del país