Un enfermero asegura que los pacientes les insultan a diario: “Tenemos que tomar ansiolíticos para trabajar”