Los coches fúnebres llegan al lugar del presunto asesinato de Tenerife