No todo han sido tristezas: Cuando a Carme y a Màxim les llamaban los “periféricos”