Hablan dos de las personas que quitaron el lazo amarillo que colgaba de la fachada del Ayuntamiento de Barcelona