El riesgo de sufrir un ataque cardíaco se duplica en las personas que no descansan