El rastro de los desaparecidos, más accesible gracias a las nuevas tecnologías