¿La inmortalidad, cuestión de dieta?