La niña ‘zombie’ de Gijón que rompió el ataúd para salir de él