Los visitantes: la bestia cercenada de Kent, en ‘Cuarto Milenio’