El vigilante de la casa del niño: "Llegué a desear que me despidieran"