¿Puede el amor de un padre curar a su hijo?