José Manuel Nieves: la mente escéptica