Carmen Porter, ante los fotógrafos