Antonio Montiel da fe de un encuentro con lo imposible