Mensajes a través de Twitter: ¿El nuevo modus operandi de los asesinos?