La Semana Santa deja una imagen de un "ser extraterrestre" en una de las procesiones