La foto que nos hace temblar desde Canarias: ¿un selfie fantasmal o una pareidolia?