La sanación de la locura gracias al cráneo de Santa Orosia