Una pulsera de actividad física, clave en la investigación de un crimen pasional