La voz de una psicofonía en Cuarto Milenio: “No lloréis mirando mi cadáver”