¿Hasta dónde llega la adicción a la red?