Los Drovnis, en Cuarto Milenio