¿Tienes miedo a la muerte? La realidad virtual puede ser tu solución