Los habitantes del cortijo del miedo: un brazo fantasma que señala a la familia