El espíritu de Adelina, asesinada por su marido, aún vaga por el lugar del crimen