La enigmática historia que se esconde detrás de la Facultad de Filosofía en Córdoba