El cierre de Iker: “La realidad virtual va a traer miedo, pánico y adicciones”