El arsénico en España, a debate