El cierre de Iker: "Palizas, agresiones… Nunca la realidad fue tan macabra"