Ellos son los Korowi, la tribu indígena que come seres humanos a modo de ritual