Gabinete de expertos: el caso de Pedro