Experto: "Las chicas llegaban con la mandíbula necrosada, emitiendo radiación"