El príncipe Carlos, hijo de Felipe II: la maldición del Quasimodo español