El misterio también entra en los palacios: la conexión entre la realeza y lo oculto